Pioneros de Siempre

Doña Cata como la mayoría la conocen, llego un 24 de junio del año 1962, fecha de la adjudicación de las casas de Y.C.F., ya que a Catalina con su familia le entregan la casa Nº 7 de ese hermoso barrio de nuestro 28 de Noviembre.

b_200px_305px_16777215_00_images_Articulos_relatos_catalina.jpgNos cuenta Doña Catalina que se caso con un sanjuanino, Don Carlos Bonifacio Quiroga (quien ya no esta entre nosotros, lamentablemente), que vino trasladado desde su San Juan natal directamente a la empresa Y.C.F., precisamente un 8 de julio del año 1952.

Entre sus relatos nos expresa, que su extinto esposo atendía los motores diesel que generaban luz a nuestro pueblo, prestándose dicho servicio cada cinco horas, motores que se ubicaban en la actual avenida Juan Domingo Perón y Chubut.

Nos dice que posteriormente fue trasladado a talleres centrales de Y.C.F., ocupando el cargo de Jefe de Area de Maquinas Pesadas hasta su deceso ocurrido un tres de noviembre del año 1987.

Rememorar estas vivencias, hace instalar en el rostro de Doña Cata como el de muchas mujeres lugareñas, una mirada cargada de emoción, mezcla de tristeza y melancolía, y que aunque hayan sido tiempos duros, ellos los recuerdan de la mejor manera posible, por que en definitiva es la propia historia que le toco vivir y tienen el orgullo de haber participado del nacimiento y crecimiento de la perla de la Cuenca, como la bautizara a 28 de Noviembre, nuestro conocido Mariscal.

Tiene cinco hijos, doce nietos, tres bisnietos, participa con orgullo de la fiesta que realizan en el Centro de Jubilados y por supuesto con su amiga y compañera la abuela Campos, a quienes se las vio muy divertidas este año.

Para ir cerrando esta nota, queremos manifestar que para Doña Cata y su familia, es un año especial el que a culminado, ya que el acto central del aniversario de nuestro pueblo 2002, fue reconocida como antigua pobladora, teniendo participación en el palco oficial, izamiento del pabellón nacional y por supuesto; el recibimiento de la plaqueta correspondiente y el aplauso y agradecimiento de todos los presentes, circunstancia esta que ha emocionado profundamente a esta pionera. Gracia Catalina por su aporte, aporte invalorable a nuestro pueblo, gracias por participar, por permitirnos escuchar su vivencias, y queremos aprovechar éste medio para decir que usted, es el orgullo de sus hijos, esos pichones de pájaros que usted le dio a este hermoso valle, vemos que desplazan de un lado hacia el otro, pero como si fueran atraídos por un imán; ya sea por la mañana, por la tarde o en la noche, regresan al nido de donde partieron, por que saben que la madre los esta esperando con el corazón abierto.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar




Flag Counter