Pioneros de Siempre

Este es un relato escrito en Río Turbio, provincia de Santa Cruz, Argentina y el lugar del episodio es una vieja casilla instalada en el Valle Primavera, sobre la ruta nacional N° 40.

Historia de un amigo

El día viernes 1° de octubre de 1993 voy a ver a mi amigo a la casilla donde vivía, lo encontré saliendo del baño muy mal, le dije si le traía un médico, el no quiso, pero le insistí y entonces me entendió; fui hasta la sala de primeros auxilios en Dorotea y no encontré a la enfermera. El chofer de la ambulancia llamó a 28 de Noviembre los cuales vinieron al poco rato; el b_200px_267px_16777215_00_images_Articulos_historia_de_un_amigo_zuniga.jpgparamédico que vino, al verlo me dijo que había que internarlo, yo lo ayude a subir a la ambulancia y no lo vi más.

El día miércoles 6 del mismo mes fui nuevamente a verlo, como siempre, por que pensé que ya estaría allí, que lo suyo sería pasajero como en otras oportunidades; pero al llegar la puerta estaba cerrada con un candado como yo lo había dejado la última vez, entonces pensé que seguía internado.

Cruce hasta mina 3 a un negocio, compre algunas frutas y un jugo para llevarle.

Llegué al hospital de la cuenca, me presente en la guardia y pregunte por él, me atendió un médico después de un rato el mismo que lo había atendido por ultima vez, me miro y me dijo: usted es familia de él, soy amigo, entonces me dijo: Escobar murió, me quede mirando sin decir nada después salí para el pasillo derramando lágrimas con mis cosas; el médico se acerco a mi y tocándome la espalda me dijo: lo siento por tener que darte esta mala noticia y me explico los detalles de su muerte.

Después de este día paso por la casilla, miro, siempre pienso y derramo lágrimas, le doy comida a sus perros y sigo; ya no tengo donde pasar a tomar un mate, conversar, compartir ideas y teorías, por que Escobar era un viejo sabio, medio analfabeto, pero sabía tantas cosas de la vida que yo desde los 8 meses que lo conocí no termine de escuchar todo lo que él sabía.

El era chileno, pero tenía como 30 años de residencia en el país, era su país, el me lo decía; me contaba que había tenido una familia en Comodoro Rivadavia pero por razones personales hoy nadie estaba con él, solo una vieja perra la cual él llamaba “La Tota”, me dijo que la trajo de San Julián desde donde salió un día a caballo el cual quedó en esta zona como su perra abandonados ambos; su perra ya casi no ve y hasta hoy, 10 de octubre de 1993, está cuidando lo que el tenía que cuidar, una casilla en el valle de Primavera, esperando tal vez que su amo vuelva. Uno de estos días dándole comida le hable, le dije, tota tu papá, tu amo, murió, ya no va a volver, nos quedamos solos y parece que ella me escuchó. Al día siguiente la vi cerca de la ruta, echada con la cabeza inclinada y tuve que llamarla más de 2 veces para que me escuchara.

Ya hoy 12 de octubre de 1993 fui otra vez a darle comida  y ella no estaba, llame muchas veces y no apareció ¡se habría muerto! de tristeza tal vez al ver que su amo no llegaba.

Damiano del C. Zuñiga


 

Comentarios   

#4 Cristina Larentis 27-11-2016 14:17
Que sorpresa encontrar esta pagina desde tan lejos es mas emocionante Gracias reconozco a tanta gente
Gracias
Cristina Larentis
Citar
#3 VIRGINIA 24-11-2015 23:51
a pasado tiempo desde que Damiano escribió esta historia, que desde su sencillez sabe transmitir las emociones que capturo en sus vivencias por el campo del sur. ojala esos ocho meses de visitas y mateadas hayan sido significativos en la vida de tu amigo, a veces la cantidad de tiempo que conocemos a alguien no significa calidad.
Citar
#2 denis fran 23-07-2012 21:00
Me hizo derramar lágrimas
Citar
#1 Marilyn 22-07-2012 20:30
ESTA HISTORIA NOS HACE REFLEXIONAR SOBRE NUESTRA EXISTENCIA. ¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO CON NUESTRAS VIDAS? TAMBIÉN NOS MUESTRA LA IMPORTANCIA DE LA FAMILIA Y LA FIDELIDAD DE UN ANIMALITO. GENIAL DAMIANO!!
Citar



Flag Counter